¿Contabilidad Engañosa?

Talleres con CPC Dionicio Canahua
SABADO 24 DE NOVIEMBRE – LIMA Taller Práctico Cierre Contable (con ASIENTOS) y Aplicación de la NIC 12
DOMINGO 25 DE NOVIEMBRE – LIMA Taller Contable y Tributario para ONG y Asociaciones sin Fines de Lucro
Informes: eventos@perugestion.org Whatsapp: 958 672 735

CPC Dionicio Canahua

A continuación voy a comentar en texto extraído del libro: ¿Los felices 90? del Premio Nóbel en Economía Joseph Stiglitz. Cabe señalar que en razón de mi especialidad admiro bastante a esta persona, ya que junto a Amartya Sen constituyen los gurús del enfoque social de la economía.

Primer Curso de Contabilidad Engañosa
(…)
Aunque hace mucho que los contables son blanco de todo tipo de chistes (en general se les considera incluso más aburridos que los economistas), tienen una tarea difícil e importante. Su responsabilidad va MAS ALLA DEL USO MECANICO DE REGLAS.

Consideremos una cuestión relativamente simple como es la depreciación. Tanto desde el punto de vista fiscal como desde el punto de vista contable, se supone que los edificios, por ejemplo, sufren depreciaciones (es decir se consigna una deducción de los ingresos para reflejar la perdida del valor de un activo usado para producir el ingreso) a lo largo de un periodo considerado su vida útil, digamos treinta años. Puesto que las paredes forman parte de un edificio, sus costos también deberían depreciarse, presumiblemente dentro de ese mismo plazo de treinta años.

Pero, ¿que ocurre con las paredes móviles? ¿Se trata de bienes muebles (depreciada en diez años) o inmuebles (treinta años)? Si una firma quiere reducir sus ingresos para pagar menos impuestos, puede preferir caracterizar esas paredes como muebles. Por otro lado, si lo que quiere es inflar sus resultados para resultar más atractiva a los inversores, la firma puede preferir asegurar que estas paredes móviles en realidad no se mueven.

En el pasado, tales maniobras acarreaban un alto coste: significaban más impuestos más altos. Pero en los últimos años, algunos consultores y contables innovadores han encontrado modelos de hacer ambas cosas a la vez, trasladando los gastos del balance a una entidad especial creada expresamente con el objeto de aprovechar las mas rápidas amortizaciones fiscales posibles. Algunas de estas maniobras empezaron a ponerse de moda a principios de los ochenta aunque el contexto entonces era diferente. En aquel tiempo el ethos consistía en evitar tantos impuestos como sea posible, y el gobierno de reagan se afano en proporcionar a las empresas (y ciudadanos acaudalados) un aluvión de nuevas técnicas de fraude fiscal.
(…) Pagina 168

Tomado de
Los felices 90
La semilla de la destrucción
Joseph Stiglitz
Ediciones Taurus

Al respecto también podemos señalar que se producen estas situaciones en nuestro país. Les puedo citar el caso de una entidad sin fines de lucro que durante muchos ejercicios había arrojado pérdidas y estaba altamente endeudada. La directiva aplico las siguientes medidas:

1) Refinancio la deuda a un mayor plazo, pero también se generaron mas altos intereses por pagar

2) De ser una organización gravada con el Impuesto a la Renta (aunque no es el caso) tendría un escudo fiscal por dicha deuda.El punto de análisis era si los intereses deberían o no afectar el gasto contable (esta situación era importante), ya que de afectar el gasto contable generarían ( un aumento del activo!) y por ende una ganancia que generaría utilidades.

Para ello se reviso la Norma Internacional 23 en la cual señalaba que si los gastos financieros estaban relacionados a un Activo Apto se podrían activar dichos intereses. Al respecto la norma señalaba que un Activo Apto necesariamente requiere de un período sustancial de tiempo para estar listo para uso o venta a que está destinado. Para cumplir con este requisito se compro grandes extensiones de terrenos con la finalidad de indicar que el refinanciamiento se habría hecho para comprar dichos bienes ( en los cuales obviamente se iba a construir en algún futuro), pero bastaba esa condición para activar dichos intereses.

Obviamente la NIC 23 señala dos tratamientos el preferencial ( en este caso enviarlo a gasto) o el alternativo ( enviarlo al costo). En el caso que les comento uso el segundo. La pregunta que nos haremos es la siguiente: ¿Cuál es el que refleja la real situación?,¿ no señala el principio de prudencia que debemos reconocer las perdidas cuando las conozcamos?. (1)

Estos tratamientos señalados en las Normas Internacionales de Contabilidad puede que se preste a desprestigiar aun mas a nuestra profesión, que sin bien no puede brindar información exacta ( debido a las estimaciones) sino mas bien razonable, no debería prestarse a estas manipulaciones; que pueden generar escándalos con Enron y Arthur Andersen.La influencia que ejerce la administración para generar tratamientos de este tipo es grande, originando conflictos éticos por parte del profesional contable; la interrogante que nos debemos hacer es: ¿hasta que punto debemos permitir estas situaciones?.

……………….
(1) A la fecha de la publicación de presente articulo, la NIC 23 presenta un solo tratamiento contable para los Activos Aptos que implica activar los costos financieros.