La depreciación no siempre expresa la vida útil de un bien

Dionicio Canahua
Contador Público Colegiado

Nuevamente tocamos un tema contable- tributario, esta ocasión nos referimos a la Depreciación. Si bien todos somos concientes que las Normas Contables prevalecen sobre las Tributarias al momento de contabilizar, (1) en muchas empresas encontraremos que la depreciación se realiza por un «criterio tributario», tal como lo señala el artículo 22 del Reglamento de la Ley del Impuesto General a la Renta.

Recordemos que dichos porcentajes con un límite máximo de depreciación y por lo tanto NO EXPRESAN UNA VIDA UTIL de un activo. Lamentablemente es una situación que se halla presente sobre todo en organizaciones que no presentan información auditada.

Cuando tenemos un bien del activo fijo, debemos conocer al momento de efectuar su registro y valuación inicial, su vida util y el método de depreciación adecuado para reconocer su efecto en los resultados.

¿Por qué es importante este reconocimiento? Dichas partidas – activo fijo- representan un costo que a futuro generara beneficios económicos. La Depreciación nos permite asignar cada ejercicio, que porción de dicho costo a generado dichos beneficios a la organización. De lo cual podemos inferir, que si no se determinar sobre bases razonables se corre el peligro de distorsionar los resultados en un ejercicio, y en consecuencia afectar el patrimonio de la empresa. Las resultados de un período produciran variaciones patrimoniales ( Traslado cuenta 89 a 59).

Por lo tanto si deseamos información razonable, debemos de considerar una politica contable adecuada con respecto a nuestras partidas de activo fijo.

—————–
(1) Debemos de recordar que para efectos del Impuesto a la Renta consideramos que de haber diferencias aplicamos la NIC 12