Dos gotas de agua

CPC Sergio Luna Montero
Innovarum SAC

El padre.-

Juan José (para los amigos “Juanjo”). Se conoció con Inés, antes de terminar la universidad. Ella, en su noviazgo noto algunas cosas que no le gustaban:

– Ella no podía salir a la calle, sino lo hacía con él.
– Inés, no podía tener amigos.
– Cuando peleaban (como cualquiera pareja), “Juanjo” le decía si terminaban, él no iba a permitir que otra persona este con ella.

Pasó el tiempo, se casaron. Ella siempre pensó, que él iba a cambiar su actitud (cosa que nunca paso). Al poco tiempo de casarse, “Juanjo” empezó a tomar todos los fines de semana. Un día se hartó de esto, lo encaro. El resultado de esto, es que él le pego a ella.

Este matrimonio duro cerca de cinco años, tuvieron dos hijos Alejandro y Alexandra. Los hijos de “Juanjo” temblaban cada vez que su papa llegaba borracho a su casa. Sabían que de todas maneras su papá le iba a pegar a su mamá (sic).

Inés, ha empapelado de denuncias policiales a “Juanjo”. Se separaron por un tiempo. El, volvió a buscarla, juro que nunca más lo volvería hacer. Dejo de tomar por un buen tiempo, se volvió un buen padre y esposo. Un día volvió a las andas, llego borracho y le volvió a pegar a su esposa. Ella no aguanto, se fue a vivir con sus hijos a Tumbes.

El hijo.-

Alejandro, siempre tuvo el problema de poder socializar con las mujeres. Era muy tímido con ellas. Paso el tiempo, supero su problema y comenzó a tener novia. Sus relaciones eran muy inestables y de corta duración. Ellas siempre lo dejaban a él (sic).

Un día conoce a Mariela, se enamora perdidamente de ella. Fruto de su relación tienen una hija. Pero siempre tenían el mismo problema: Él era muy celoso con ella. De la nada la celaba, con cualquier persona. Iba a al trabajo de Mariela a buscarla, para ver quien salía y a donde iba. Muchas veces la seguía, sin que se diera cuenta. Una vez llego a contratar, a un detective privado para que la siga (sic).

Ella, nunca lo engaño con nadie. Alejandro, siempre pensaba que si lo hacía. Una vez, tuvieron una discusión bastante acalorada: Él le exigía que le diera la clave de su celular y de su Facebook. Si no me las das, me estas escondiendo algo (sic).

Mariela, decidió por dar por terminado esta relación toxica; de una vez para siempre. Tú y yo, ya no tenemos más que hablar. De ahora en adelante, hablaras con mi abogado (sic). El juez fijara tu régimen de visitas y el monto de la pensión alimenticia que me pasaras todos los meses.
El, pensó que ella estaba bromeando. Un día el abogado lo busco en su casa para conciliar (en primera instancia). Lleguemos a un acuerdo; sino lo hacemos vamos al Poder Judicial y ahí tienes todas las de perder. Pedimos que te hagan un peritaje psicológico y el resultado será que eres una persona muy celosa y que no puedes hacerte cargo de tu pequeña. Tú decides (sentencio el abogado).

¿Padre e hijo, son dos gotas de agua?.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s