Desde una óptica tributaria ¿Es suficiente un comprobante de pago para acreditar una Transacción?

A continuación hacemos una referencia a la Resolución del Tribunal Fiscal 376-2-2016. Revisamos los párrafos más relevantes, cabe indicar que el resaltado y subrayado es nuestro:

Que de acuerdo a los criterios anotados, a efectos de analizar la realidad o no de una o varias operaciones de compra, este Tribunal ha establecido que la carga de la prueba respecto a su existencia y/o realizada, recae primordialmente en el contribuyente que alega su existencia y, puede la Administración, mediante cruces de información, entre otros, aportar los elementos de prueba que considerase necesarios con la finalidad de acreditar su inexistencia, por lo que si un contribuyente no aporta elementos concluyentes, podria no acreditarse la realidad de sus operaciones aun cuando no se llegase a efectuar con terceros cruce de información alguno.

(…)

Que las facturas presentadas por si solas no acreditan la realidad de las operaciones, dado que conforme al criterio expuesto en las resoluciones Nro 01807-4-2004 y nro 1145-1-2005,antes citadas, para sustentar válidamente la deducción del crédito fiscal para efectos del Impuesto General a las Ventas, es necesario que respondan a operaciones realizadas por los deudores con sus proveedores para lo cual se requiere de documentación pertinente que acredite con indicios razonables la venta de bienes recibidos.

Que de igual forma, las Guías de Remisión – Remitente presentadas , por si solas, no acreditan la realidad de las operaciones reparadas, pues no consignan información alguna relativa a la unidad de transporte utilizada, ni del conductor que habría realizado el transporte de los bienes, ademas, la recurrente no ha presentado partes de almacén que sustenten el ingreso de los bienes adquiridos a su domicilio fiscal, en este sentido, aquélla no sustentan fehacientemente el traslado de los bienes detallados en las facturas reparadas.

(…)

Que no resulta amparable lo señalado por la recurrente en el sentido que la Administración no debió trasladarle la carga de la prueba, toda vez que este Tribunal, en reiterada jurisprudencia, tales como las Resoluciones Nro 3708-1-2004, Nro 6368-1-2003 y Nro 5640-5-2006, ha dejado establecido que a efectos de analizar la realidad de operaciones de compra, la carga de la prueba recae en el contribuyente que alega su existencia,quien debe mantener un nivel mínimo de elementos de prueba que en forma razonable y suficiente acrediten que los comprobantes que sustentan su derecho a crédito fiscal corresponden a operaciones reales.

Que asimismo, resulta pertinente precisar que el reparo materia de análisis, no se sustenta únicamente en el incumplimiento de los proveedores, sino básicamente en que la recurrente a quien correspondía la carga de la prueba, no sustento la realidad de tales operaciones, lo que no se desvirtuó con la manifestación de su representante legal tomado en el procedimiento de fiscalización (folio 1005), a la que no se adjunto documentación alguna.

(…)

PULSE AQUI SI DESEA PARA DESCARGAR EL TEXTO DE LA RESOLUCIÓN DEL TRIBUNAL FISCAL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s