Atentado cultural

CPC Sergio Luna Montero
Innovarum SAC

La primera vez que visite Cusco, me quede maravillado por su cultura. Algo que me llamo bastante la atención fue su arquitectura. Quise conocer: La Piedra los doce ángulos. Iba a hacerlo, pero el paso estaba cerrado. ¿Qué paso? Nada más y nada menos que “malas personas” la habían pintado con grafiti. Me fue imposible conocerla.

En Tacna hay buenas esculturas, estaba por el centro de la ciudad y vi que una de ellas estaba pintada con grafiti (para variar). No podía creer, lo que habían hecho con esta, la base estaba totalmente pintada, con estas frases: Yo estuve aquí, iniciales (yo supongo de nombres), fechas, frases de amor, etc.

En ambas ocasiones, pregunte ¿quién lo hizo? he encontrado varias respuestas: Son turistas que están totalmente borrachos, son estudiantes de promociones de otras ciudades, son “grafiteros profesionales”, es gente de mal vivir, etc.

Cuando converse con la encargada del Ministerio de Cultura del Cusco, me conto que quitar estas manchas era un “serio dolor de cabeza”, se necesitaba de mucho tiempo y paciencia (fuera del dinero), para volverlas a su estado natural. La gente no entiende que esto es parte de nuestra cultura y de nuestra historia (sic), sentencio la encargada de este ministerio.

Un día cualquiera estaba por la calle y veo que una señora dejo una seria de cosas en la calle:

– Una colección de diccionarios.
– Libros de diferentes temas.
– Revistas varias.

Todas estaban en un muy buen estado de conservación y les pueden ser muy útil a otras personas. Converse con la señora que estaba dejando “estos papeles”, le dije que esto lo podía donar a alguna biblioteca o en su defecto a algún colegio de mi distrito. Ella muy suelta de huesos me dijo esto:

“Todo esto para mí es un serio estorbo en mi casa. Me ocupa mucho espacio y nadie lo lee. Por eso me deshago de estas cosas (sic)”.

Trate de hacerle entender, que lo que ella iba a dejar en la calle, les puede servir a otras personas en su formación y educación. Los diccionarios ayudan a los muchachos a ampliar su vocabulario y conocer más de nuestro idioma. En los libros hay escritores como: José María Arguedas, Jorge Luis Borges, Gabriela Mistral, Vargas Llosa, etc. estos no pueden tener tan triste final (le dije).

¿Lo que les acabo de contar es un atentado contra la cultura? Para mí sí lo es.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s