La venta de acciones y el pago de impuestos

Talleres con CPC Dionicio Canahua
SABADO 24 DE NOVIEMBRE – LIMA Taller Práctico Cierre Contable (con ASIENTOS) y Aplicación de la NIC 12
DOMINGO 25 DE NOVIEMBRE – LIMA Taller Contable y Tributario para ONG y Asociaciones sin Fines de Lucro
Informes: eventos@perugestion.org Whatsapp: 958 672 735

En el mercado de valores, la venta de acciones presenta una serie de implicancias tributarias. Las personas naturales y jurídicas tienen, respectivamente, distintas obligaciones que cumplir.

En el caso de un inversionista o persona natural, tener acciones le genera dos posibles ingresos o rentas. Uno son los ingresos que se obtienen de manera periódica producto de la distribución de dividendos mientras se es poseedor de la acción.

Según Óscar Picón,en ese caso se tributa el 5% de impuesto a la renta. El docente expone el siguiente ejemplo: “Si una acción cuesta S/. 10, y a fin de año la empresa distribuye dividendos por otros S/. 10, valiendo ahora S/ 20, el impuesto se aplica solo sobre los S/ 10 adicionales. El impuesto a pagar, entonces, sería de S/ 0.50 por acción.

El otro flujo interesante involucrado a la tenencia de acciones a es la ganancia de capital, que se da cuando se venden las acciones. Siguiendo el ejemplo, el titular de las acciones que las compró a S/ 10 tiene una oportunidad interesante de ganar dinero para venderla a S/ 25.

“En este caso, los S/ 15 de diferencia serán su ganancia de capital, constituyéndose en una renta de segunda categoría por la cual tributa un 5%. Es decir, el impuesto a pagar sería S/ 0.75 por acción”, señala el profesor Picón.

Personas jurídicas pagan más impuestos
Para las personas jurídicas el escenario es distinto. Las empresas operan bajo un criterio de flujo de riqueza, lo que significa que todo lo que entre a la compañía tributa de manera corporativa. Cualquier ingreso que perciba la empresa, producto de la ganancia por acciones, implica en principio una tributación de 30%.

Sin embargo, el especialista precisa: “Para el caso de la distribución de dividendos hay una excepción, ya que estos no se graban cuando son recibidos una persona jurídica. Por lo tanto, el tributo a pagar por ellos es de cero”, añade el profesor de ESAN. En las ganancias por venta de acciones o capital, en cambio, sí existe un impuesto. Estas ingresan como una renta común y corriente, aplicando una tasa corporativa de alrededor del 30%.

Como se aprecia, este régimen estimula la distribución de dividendos y penaliza la venta de acciones de una empresa a otra, o a una persona natural. Como consecuencia tenemos, en la actualidad, un bajo dinamismo del mercado de valores.

Fuente: Conexión ESAN

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.