El preaviso de despido

Talleres con CPC Dionicio Canahua
23/10 y 24/10 Taller Contable y Tributario para para ONG, Asociaciones sin Fines de Lucro y Fundaciones
21/10 Seminario: Creación, Organización y Gestión Exitosa de ESTUDIOS CONTABLES
Informes: perugestion@gmail.com Whatsapp: 958 672 735

De incurrir el trabajador en una de las causales de falta grave que ameritan la terminación de la relación laboral, sin responsabilidad para el empleador, se inicia el procedimiento de despido.

Germán Serkovic G.

Abogado laboralista

Al tomar conocimiento de la falta, la empresa evaluará si esta se encuentra expresamente considerada grave y, por tanto, de ser penada con el despido. El trabajador tomará conocimiento de la acción en el instante en que se le comunica la carta de preaviso de despido, otorgándole el plazo para que proceda con los descargos que considere pertinentes. Eventualmente –cuando se trata de una falta flagrante y no sea razonable enviar la comunicación de preaviso–, el empleado conocerá tal situación cuando se le notifiquen las causales y la fecha de su cese.

De acuerdo a la norma reglamentaria, de existir un error en la cita legal, tanto en la carta de preaviso como en la de despido propiamente dicha, el procedimiento no queda invalidado si de la exposición de los hechos la falta grave queda claramente determinada. El texto adjetivo es del todo razonable, para que el trabajador haga sus descargos, lo trascendente es el hecho imputado no el inciso legal citado erróneamente, lo contrario sería ceder ante un exceso de celo legalista que no se justifica.

En determinadas circunstancias, es dable reiniciar el procedimiento de despido enviando al trabajador una nueva comunicación de preaviso, sin que sea de trascendencia que haya efectuado o no su descargo. Puede que el empleador tome conocimiento de una nueva falta grave atribuible al mismo trabajador, que la inicial falta no haya sino analizada con corrección o se presenten nuevos elementos que le den mayor sustento. Un despido por falta grave debe efectuarse respetando las formalidades y el principio de inmediatez, las consecuencias de una ligereza al actuar pueden conllevar una acción judicial onerosa y de inciertos resultados.

Queda vedado que el despido se sustente en una falta no señalada en el preaviso, puesto que se imposibilita al trabajador el ejercicio de su defensa.

 Fuente: Diario El Peruano

Deja un comentario