Fuerza, Capitán

CPC Sergio Luna Montero
Innovarum SAC

Desde que tengo uso de razón, nuestra selección perdía en todos los torneos que participaba. Cada vez que empezaba alguna una eliminatoria el objetivo era el mismo: Llegar a un mundial. Terminaban estas y el resultado era el mismo: Al fondo de la tabla y no clasificábamos a mundial alguno.

Por mi cabeza pasan muchos futbolistas, pero nadie sentía “la rojiblanca” como suya y lograba el consenso general de la afición. Eso que hemos tenido muy buenos jugadores como: Claudio Pizarro, Nolberto Solano, Jefferson Farfan, “Chorillano” Palacios, etc.; ellos triunfaban en las mejores ligas del mundo, pero no era lo mismo en la selección. Por este motivo la afición no se sentía identificada con nuestra selección. Hasta que llego: José Paolo Guerrero Gonzales.

Desde el primer partido en la selección vi en el que era un jugador distinto: Tenía personalidad, carácter y se notaba que era un líder. Un jugador que no le pesaba la camiseta y se enfrentaba de igual a igual a los mejores jugadores y equipos del mundo. ¿Qué futbolista peruano podía hacer esto? Yo no me acuerdo de ninguno, solo Paolo Guerreo lo puede hacer.

Cuando ya era un referente en la selección, miraba en él una actitud distinta: Mataba por la selección y por su camiseta. Tarde o temprano, le llegaría un gran premio: Ser el capitán de nuestra selección. En nuestras selecciones nacionales de fútbol, hubo muchos capitanes en diferentes equipos, pero hasta hoy se habla de Don: Héctor Chumpitaz. La imagen de “Chumpi” llorando, llevado en hombros y cargando la bandera peruana, cuando clasificamos a España 82, me hizo ver que el “Capitán de América” estaba totalmente identificado con nuestra selección.

Para aquellos que nos gusta el futbol, sabemos que para sentirnos identificados con un equipo, necesitamos de “una figura” que nos haga sentir que somos parte de este y esto lo logro Paolo Guerrero. Es la primera vez, que un jugador de la selección logro el consenso general de toda la afición. Todos sabemos que Paolo lleva la camiseta número nueve, usa el brazalete de capitán y mata por nuestra selección.

Antes, durante y después de un partido de nuestra selección (durante esta eliminatoria) he visto a muchas personas llevando la camiseta de nuestro capitán. Todos decíamos que si Paolo jugaba, nuestra selección iba a ganar. Paolo es muy respetado por los futbolistas rivales y por la prensa internacional. Nadie puede discutir todo lo que hizo por nuestra selección y que gracias a él, podemos llegar a un mundial luego de 36 años.

Estoy con mucha rabia y amargura, por el triste momento que está pasando. ¿Por qué tenía que ser precisamente él y no otro?. Para pasar este trago amargo, veo los goles que le hizo a Argentina y Uruguay, ver como aguanto a los defensas rivales, la cabeza fría que tuvo para definir, como grito los goles que hizo (como un hincha más de nuestra selección), hace que me sienta identificado con él y con nuestra selección.

Para terminar, no puedo más que decir: ¡FUERZA, CAPITÁN!.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s