La reducción de la categoría del trabajador

Talleres con CPC Dionicio Canahua
24 y 25 de Enero
Taller Práctico Elaboración de la Planilla de CONSTRUCCION CIVIL (PLAME) con el Convenio 2018 – 2019

28 de Enero
Taller Práctico: COSTOS en Empresas de SERVICIOS ( Enfoque Contable y Tributario)

Informes: eventos@perugestion.org Whatsapp: 958 672 735

La Corte Suprema, en la sentencia recaída en el Expediente de Casación N° 8163-2016-Lima, considera que la categoría del empleado es un elemento del contrato de trabajo que no puede ser modificado unilateralmente por el empleador –en uso de su facultad de ius variandi– si es que ocasiona perjuicio al trabajador.

Germán Serkovic G.
Abogado laboralista

or ello, alterar la categoría de un modo que signifique la reducción de su escala profesional, estaría calificado como un acto de hostilidad equiparable a un despido arbitrario de acuerdo a lo señalado en el literal b) del artículo 30 de la Ley de Productividad y Competitividad Laboral.

El texto vigente del artículo citado, al momento de los hechos, establecía que se consideraba acto de hostilidad equiparable al despido a la reducción inmotivada de la remuneración o de la categoría.

Hay que tener en cuenta que no toda rebaja de categoría constituía acto de hostilidad, sino tan solo la que no era adecuadamente motivada, esto es, aquella que no contaba con una fundamentación objetiva y razonable.

Era justificable la rebaja de categoría, por ejemplo, cuando existía una absorción de empresas y los puestos de la empresa absorbida se encontraban duplicados en el organigrama del empleador, o en algunos supuestos de renovación tecnológica.

Por lo demás, si bien en la mayoría de supuestos la rebaja de categoría implicaba cierto perjuicio al empleado, es dable señalar que era preferible esa afectación a dar por concluida la relación de trabajo.

En la actualidad, la anterior disquisición es meramente académica.

El nuevo tenor del literal b) del artículo 30 de la mencionada ley, de acuerdo a la modificatoria establecida por la Ley N° 30709, establece que la “reducción de la remuneración y de la categoría” constituye un acto hostil, siendo intrascendente que tal acto del empleador cuente o no con motivación suficiente.

Criterio legal harto discutible.

Por añadidura, respetando la literalidad de la norma, el acto hostil se originaría cuando concurren necesariamente la rebaja de remuneraciones y la reducción de la categoría.

Fuente: Diario El Peruano

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.