Educación pública y privada

Talleres con CPC Dionicio Canahua
23/10 y 24/10 Taller Contable y Tributario para para ONG, Asociaciones sin Fines de Lucro y Fundaciones
21/10 Seminario: Creación, Organización y Gestión Exitosa de ESTUDIOS CONTABLES
Informes: perugestion@gmail.com Whatsapp: 958 672 735

CPC Sergio Luna Montero
Innovarum SAC

Tengo un muy buen amigo, que es un profesional exitoso, tiene estudios en el país y en el extranjero, tiene un buen trabajo y tiene una empresa que trabaja para el Estado. No se puede quejar, la vida lo ha tratado bien. A inicios de este año, tuvo un serio dolor de cabeza. ¿En qué colegio debería matricular a sus hijos?.

Ha recibido propuestas de colegios privados exclusivos (americanos, ingleses, alemanes), de consorcios educativos privados, de colegios que ofrecen bachillerato internacional, etc. ¿Qué tienen en común todos estos colegios? Dar una educación de calidad, basada en valores y enseñanza de idioma(s) extranjeros (sic).

Por el trabajo de mi papá, he vivido en varias ciudades y he estudiado en varios colegios del país. Los dos primeros años de mi educación primaria los hice en un colegio privado, pero el resto lo hice en colegios nacionales. Mis estudios universitarios y de inglés, los hice en una universidad nacional(de lo cual, me siento muy orgulloso).

¿Qué me dejo la educación privada? El colegio en el que estudiaba, era católico. Este colegio me enseño, a tener disciplina para estudiar. Salía del colegio, llegaba a casa y tenía que hacer tareas hasta cerca las 09.00 pm. Las religiosas de este colegio, me corregían con lapicero rojo, mis errores ortográficos. Pero hay algo lo que si les agradezco: Descubrí el mundo de la lectura, ortografía y redacción.

La educación pública, me enseño algo que hasta el día de hoy, lo tengo presente. Llevar todos los días a clases mi diccionario, volverme un “ratón de biblioteca” y sobre todo algo que tenía oculto en mí: Escribir y expresar mis ideas de manera libre (sin presión por una nota). Este es importante, lo hacía porque me gustaba hacerlo(nunca me obligaron).

Un día cualquiera pidieron trabajos, para el periódico mural del colegio. Me asignaron un tema en especial: Comentar un libro o texto que alguna vez había leído (yo tendría 10 años). Para esa corta edad, había leído algo en mi vida. Asumí el reto, lo que redacte no pasaba de una hoja de papel cuadriculado, pero no me resulto difícil hacerlo, me divertí haciéndolo. No me acuerdo del tema específico, pero era un tema de historia (un tema que siempre me gusto).

Estando en quinto año de secundaria, se convocó a un concurso de ensayos por el día del maestro. Todos estábamos obligados a participar (no quedaba de otra). En este concurso, participaban los de quinto y sexto año de primaria. El que ganaba, tenía que ser un “verdadero genio”. Llego la fecha del concurso, nombran al tercer y segundo puesto. Llego el momento de anunciar al ganador. ¿Quién cree que gano? Este servidor. No podía creer que un alumno promedio, gane este concurso. Mi ensayo fue publicado en el periódico mural principal del colegio.En ese momento me acorde de las religiosas del colegio privado en el que estudie: Al empezar un escrito se escribe con mayúscula, los puntos y las comas son importantes, en la escritura y redacción no se pueden dejar de lado “el fondo y la forma”, se claro con lo que quieres expresar, esto que te digo en algún momento de tu vida de va a servir (sic).
Toda la educación secundaria, la hice en una institución pública. Aquí tuve en claro, que lo mío eran las letras. Desde muy pequeño, hacia mis negocios y me ganaba un dinero a muy corta edad. La unión de las dos, hizo que estudie una carrera de índole empresarial. Si hay algo que me enseño la educación pública, que no está en plan escolar alguno y que casi nadie tiene en cuenta: Socializar con los demás. Ser “pata” de los chancones, de los futbolistas, participar en las actuaciones, armas alegorías, etc. en el mundo laboral te piden: Empatía, capacidad de relacionarte a todo nivel, facilidad de palabra, etc., cumplía estos requisitos sin necesidad de estudiar una maestría o doctorado.

En el colegio privado que estuve, todo era muy rígido y muy pegado a un reglamento o norma. No me gustaba, ir todas las semanas a misa y escuchar los largos sermones de los padres. Mis compañeros se dormían (me incluyo también), venían los auxiliares nos llamaban la atención de muy mala manera,estábamos ofendiendo al hijo de Dios (sic). ¿Es justo que un niño de 7 años tenga que prestar atención de una ceremonia tan larga?. Para mí, no lo es.

Soy el fruto de la educación pública del país, con algo de ayuda de la privada. ¿Cuál es mejor la educación pública o la privada?.

Deja un comentario