Fundamentos para inversiones ¿Cómo aparecen las oportunidades?

Diego Alonso Ruiz

La mayoría de los participantes en el mercado de renta variable se decantan por el corto plazo, fijan el 90% de su atención en el intento de evaluar y analizar los resultados actuales de una empresa. Lo que sucede es lo siguiente, cuando una empresa tiene un mal año, el mercado bursátil impulsa al precio de la acción a la baja, incluso cuando en los años precedentes los resultados de la empresa hubieran sido excelentes.

Buffett se dio cuenta que la volatilidad del corto plazo genera oportunidades para el inversionista de largo plazo, y a ello apuntó siempre.

Veamos un ejemplo, imaginemos que usted tiene una empresa de helados, ya tiene 20 años en el negocio y cada año en promedio ha obtenido unos beneficios netos de 100 000 dólares. Claro, ocasionalmente ha habido años buenos en los que obtuvo mejores beneficios y también los hubo malos.

¿Habría valorado su empresa de helados por menos dinero el año que hizo mucho frio y su empresa apenas gano dinero? Seguro que no. Usted ya sabe que los ciclos climatológicos pueden traer años mas fríos que otros, como también sabe que un fenómeno del niño podría traerle un año excepcional en ventas. Las subidas y bajadas de las ventas son propias del negocio.

Si su empresa de helados fuese una empresa que cotizara en Bolsa, el mercado bursátil motivado por el corto plazo, valoraría a su empresa cada año en función de los beneficios obtenidos. En los mejores años, el precio de las acciones subiría y en los peores años de ventas, los precios bajarías considerablemente.

Este tipo de sucesos les pasa a todas las empresas, ya sean empresas del tipo “commodity” o “monopolio de consumidor”. Este tipo de sucesos también representan oportunidades para los inversionistas de largo plazo. Veamos a continuación dos ejemplos reales:

Capital Cities/ABC

Capital Cities/ABC fue una importante compañía de televisión estadounidense. En 1990, debido a una recesión económica los ingresos por publicidad descendieron drásticamente y Capital Cities informó que sus beneficios netos en 1990 serían casi idénticos a los de 1989. Capital Cities venia de un crecimiento promedio de los beneficios de 27% al año, con ello, la Bolsa reaccionó violentamente y en tan solo 6 meses redujo el precio de las acciones de 63 dólares a 38 dólares la acción. Así, Capital Cities perdió el 40% del valor de sus acciones solo porque sus previsiones eran mantenerse igual que el año anterior.
Warren Buffet vio esto como una oportunidad y compró acciones de Capital Cities. Posteriormente, en 1995, The Walt Disney Company compró a Capital Cities, esto hizo que las acciones de Capital Cities subieran a 125 dólares ¿Nada mal no?

American Express

En 1974, American Express a través de una de sus filiales de logística, verificó la existencia de unos tanques llenos de aceite domestico por valor de 60 millones de dólares, propiedad del proveedor Anthony De Angelis. A su vez, De Angelis había presentado los tanques de aceite como garantía para un préstamo por 60 millones de dólares. Cuando De Angelis no devolvió el préstamo, sus acreedores quisieron quedarse con los tanques de aceite, pero para sorpresa, la garantía sobre la que habían prestado el dinero ya no existía. Como American Express había comprobado la existencia de los tanques (que ya no estaban), fue considerada como responsable de las perdidas de los acreedores. American Express terminó pagando a los acreedores una suma cercana a los 60 millones de dólares.

Estas perdidas absorbieron gran parte del capital de American Express y la Bolsa reaccionó llevando al precio de la acción a cotas mínimas de 1.20 dólares por acción. Al observar todo esto, Warren Buffett vio una oportunidad, aun perdiendo ese capital, el posicionamiento de American Express en tarjetas de crédito y cheques de viaje se mantenían intactos e incluso las proyecciones de crecimiento del mercado eran auspiciosas, esta perdida de capital no provocaría ningún daño a la empresa en el largo plazo. Por ello, Buffet compró y adquirió el 5% de todas las acciones de American Express. Casi 2 años después, el mercado revalorizó las acciones de American Express y la acción subió a 2.70 dólares y Buffett se embolsó unos beneficios de mas de 20 millones de dólares de la época.

¿Cuál es la lección más importante?

Una recesión económica, un suceso eventual o un accidente inclusive pueden provocar fuertes caídas en el precio de las acciones, pero también crean oportunidades para el inversionista de largo plazo, siempre y cuando fije su mirada en empresas excelentes.

¿Y dónde encuentro empresas excelentes?

1- Empresas que hacen productos que se consumen o utilizan rápidamente, cuya marca tiene atractivo y que los comerciantes deben tener o utilizar para mantenerse en el negocio.

¿Qué sucedería si el supermercado de su distrito no tuviera en sus estantes Coca Cola, cigarrillos Lucky, Snickers u Hojas de afeitar Gillete? Esta claro, sin estos productos el supermercado perdería ventas. Y los fabricantes de estos productos obtienen una gran rentabilidad por ello.

Sería como ir a una tienda de calzado deportivo y no encontrar zapatillas Nike o Adidas. Vaya al centro comercial y tópese con que no existe ningún Starbucks o McDonalds.

2- Empresas de comunicaciones que proporcionan servicios repetitivos que los fabricantes deben utilizar para persuadir a la gente para que compre sus productos.

Para poder crear demanda de sus productos, un fabricante debe anunciarse, esto beneficia a las empresas de publicidad, periódicos y a las redes de comunicación de todo el mundo.

Muchas empresas gastan centenares de millones de dólares para que el mensaje “compre nuestro producto” llegue a sus clientes potenciales. Las agencias de publicidad de escala mundial gozan de grandes rentabilidades, empresas como Interpublic, por ejemplo. Ahora piense en internet ¿Quién es el rey de la publicidad en la red? Google.

¿Quiere publicidad televisiva? Piense en Time Warner o 21st Century Fox ¿Algún diario importante? Que tal el New York Times o el Washington Post.

3- Empresas que proporcionan servicios repetitivos que la gente y las empresas necesitan continuamente.

No productos, sino servicios. Piense en empresas como Visa o Mastercard. Cada vez que usted utiliza su tarjeta de crédito o débito, esta cobra una comisión, si usted no paga su tarjeta en el periodo estipulado también debe pagar una comisión. Millones de pequeñas comisiones se acumulan diariamente.

La clave de este tipo de empresas es que proporcionan servicios sumamente necesarios pero que requieren poco gasto y además con poco riesgo de obsolescencia del servicio

Fuente: https://gestion.pe/blog/analizandotusinversiones/2018/05/fundamentos-para-inversiones-como-aparecen-las-oportunidades.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s