La culpa es de otros

Talleres con CPC Dionicio Canahua
JUEVES 20 DE DICIEMBRE Taller Contable y Tributario para CONSORCIOS SIN CONTABILIDAD INDEPENDIENTE
SABADO 22 DE DICIEMBRE Taller Contable y Tributario para ONG y Asociaciones SIN FINES DE LUCRO
Informes: eventos@perugestion.org Whatsapp: 958 672 735

CPC Sergio Luna Montero
Innovarum SAC

Maribel, fue una ex compañera de trabajo que tuve. En ese trabajo yo tenía unos tres meses (antes de su ingreso). Estaba vacante el cargo de Jefe Comercial (la posición mejor remunerada en la empresa). Pero esta estaba con problemas económicos, necesitábamos de una persona que “venda y que genere ingresos”. Su hoja de vida era brillante:

Mejor vendedor de seguros personales del año 2010.
Jefe Comercial de una empresa de lubricantes.
Gerente Comercial de una empresa de telecomunicaciones.

Yo trabaja en el área contable, tenía que ver todas las semanas la planilla de movilidad de los vendedores, supervisores y el jefe del área comercial. Todos tenían un monto semanal determinado, pero Maribel de “buenas a primeras” se duplico su movilidad personal (sic). Esta decisión la hizo sin consultarlo al dueño y me puso en serios aprietos con este.

La empresa en la que trabajaba era una distribuidora que tenía sedes a nivel nacional, la sede de Ica, las cosas no estaban “color de hormiga”, pagábamos y nos pagaban con algo de retraso, pero cumplíamos con los compromisos asumidos. El dueño contrato a Maribel, para que revierta la situación en el menor plazo posible. Tenía la experiencia y era la indicada para ocupar tan importante puesto en la empresa.

Llego el fin de mes y pasó algo (que no me gusto para nada). Fue a la oficina para increparme por no haberle depositado sus honorarios, el último día laborable del mes. Me hizo pasar un mal rato, pero le explique que nos demorábamos en pagar los honorarios del mes unos días y tenía que esperar (salió muy ofuscada de la oficina). Por política de la empresa, primero se pagaban a los vendedores y luego al personal administrativo, pagamos a los colaboradores del área comercial. Con el jefe del área comercial, una parte de su remuneración era pagada en planilla y la otra parte en “recibos por honorarios”. La segunda parte, se pagaba si se cumplían los resultados que el dueño pedía. Ella quería de todas maneras que le paguen, pero el dueño la puso en su sitio y tuvo que acatar las órdenes.

Paso el tiempo y los resultados no se daban en la empresa, la cosa ya se ponía fea y preocupante. Hubo una reunión entre el dueño de la empresa y Maribel, el pidió resultados y que de una vez justifique su “fabuloso sueldo”. Estas son algunas cosas que le dijo (que pude escuchar):

Los vendedores son unos incompetentes: No venden nada.
Los supervisores, no ejercen presión sobre los vendedores. Se la llevan fácil (sic).
¿Cómo me piden resultados si el área comercial es un desastre?

Yo converse con los vendedores de la empresa y me decían que ella era “bastante especial”. No le gustaba trabajar en equipo, no recibía consejos de nadie, ella sabia y podía todo, hablaba de sus éxitos en sus anteriores trabajos, de los viajes que hizo, los premios que gano, etc., tuvo un fuerte altercado con un supervisor que estaba a cargo del área de galletas y dulces. Muchos que trabajaban con ella, ni le hablaban y le dirigían la palabra.
Los resultados no se dieron y Maribel tuvo que renunciar a la empresa. Los que trabajaban para ella, festejaron esta decisión. Uno me dijo: Mira tú, la que dijo que iba a cambiar el rumbo de la empresa, se va por la puerta falsa.

¿Por qué echamos la culpa a los demás de los errores que cometemos?.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.