El buen ejemplo, se imita

Talleres con CPC Dionicio Canahua
JUEVES 20 DE DICIEMBRE Taller Contable y Tributario para CONSORCIOS SIN CONTABILIDAD INDEPENDIENTE
SABADO 22 DE DICIEMBRE Taller Contable y Tributario para ONG y Asociaciones SIN FINES DE LUCRO
Informes: eventos@perugestion.org Whatsapp: 958 672 735

CPC Sergio Luna Montero
Innovarum SAC

Cecilia, es una de las personas más sencillas que conozco. Pero tiene unas cualidades que cualquier persona no las tiene:

– Es poeta.
– Enseña ballet clásico a las niñas.
– Es muy buena cantante (lo hace como los ángeles).
– Forma parte de un grupo de zarzuela en nuestro país.
– Lee bastante.

Cuando la conocí, comenzamos a hablar acerca de libros. Estos eran sus escritores favoritos: Cesar Vallejo, Ricardo Palma, José Maria Arguedas, Jorge Luis Borges, Augusto Roa Bastos, Isabel Allende, etc. tiene varios libros de ellos (todos originales). Me comento que tenía discos de vinilo originales de diferentes partes del mundo.

Cuando tuvimos más confianza me invito a su casa para conocer su biblioteca. Al entrar a su sala, me lleve una gran sorpresa su biblioteca era enorme y tenía libros de escritores peruanos, sudamericanos, europeos, etc. no pensé encontrar una biblioteca tan maravillosa. Ella guarda sus libros “bajo siete llaves” y no presta sus libros a cualquiera (sic). Comencé a mirar los títulos que tenía y encontré una muy familiar para mí: “El Conde de Montecristo” de Alejandro Dumas. Ella me resumió (yo diría más bien recito el libro), las aventuras del joven marino Edmond Dantes.

Cecilia tiene dos hijos: Juan y Diana. Dentro de la política familiar que tiene están las siguientes actividades:

– Ir al teatro (de manera regular).
– Visitar museos.
– Madre e hijos, cantan y tocan diferentes instrumentos musicales. Diana ha heredado la voz de su mamá y Juan es un genio tocando la guitarra. Para Cecilia, su hijo es como su papá (ya fallecido), tiene la habilidad de tocar con mucha destreza varios instrumentos musicales.
– Ir a rectales de la Orquesta Sinfónica Nacional (OSN).

Los años han pasado, ellos acabaron la universidad, se graduaron como abogados y están colegiados. Los miembros de la junta directiva de este colegio profesional, se propusieron hacer una velada cultural para los miembros de la orden. Juan y Diana, se ofrecieron como voluntarios para organizarla (por supuesto los ayudo su mamá). Conversaron con los encargados de la Orquesta Filarmónica Juvenil (de la universidad que estudiaron), para realizar este evento. Ellos gustosamente aceptaron, ya que Diana formo parte de esta. Llego el día del evento y no fueron más de diez personas. Madre e hijos, quedaron muy apenados por esto.

¿En nuestro país la cultura no tiene cabida?.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.