Suprema rechaza reposición de trabajadora de confianza

La Corte Suprema de Justicia rechazó la reposición de una trabajadora de confianza en estado de gestación, al desconocer la protección contra el despido nulo.

Así, mediante la Casación Laboral Nº 4396-2017-Lima se establece como criterio que los trabajadores que ostentan un cargo de confianza en la empresa, al estar supeditados a ese vínculo respecto del empleador, no tienen la posibilidad de verse repuestos en el empleo cuando son objetos de un despido, incluso si se ha evidenciado en el proceso la existencia de una causal de despido nulo.

En el caso concreto, la demandante solicitó la nulidad del despido invocando el haber sido despedida, en el fondo, por su estado de gestación. Sin embargo, la judicatura manifestó en términos generales que el despido de un trabajador de confianza no puede acarrear la reposición de este, sin ingresar en mayores discusiones respecto de la tutela especial de los derechos fundamentales en el caso de un despido discriminatorio por razón de sexo.

Reacciones

Al respecto, el laboralista César Lengua Apolaya explicó que la ley laboral protege situaciones especiales declarando la nulidad del despido cuando esta es motivada por causas calificadas como reprobadas, debido a que subyace la afectación de derechos fundamentales que requieren especial tutela.

“Esto se da, por ejemplo, en los casos en que el despido se motiva por el ejercicio de la libertad sindical, o cuando media un motivo discriminatorio, como de sexo, raza, religión, opinión, discapacidad, entre otros, o cuando el motivo es el embarazo”, detalló el experto, que además es socio y jefe del área laboral del Estudio Lazo, de Romaña & CMB Abogados.

Por eso advirtió que no queda del todo claro cómo ese pronunciamiento se debe entender alineado con el artículo 23 de la Constitución Política, que garantiza la protección especial de la madre que trabaja y la garantía de que ninguna relación laboral puede limitar el ejercicio de los derechos constitucionales.

En la actualidad tampoco habría clara compatibilidad con la Ley Nº 30709, recalcó el laboralista, al precisar que esta norma reitera la prohibición de despedir por motivos vinculados con el embarazo, en el marco de lo previsto en el Convenio 183 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre la protección de la maternidad.

Impacto

La jurisprudencia hasta la fecha ha sido tajante en negar la reposición del trabajador de confianza que desde su fecha de ingreso ostentó tal calidad; aunque aún no había sido analizado si dicha negativa también procedía cuando el cese lesionaba sus derechos fundamentales, dijo el laboralista Elmer Huamán.

Sin embargo, en este caso, sostuvo, se privilegió la potestad del empleador de disponer el cese del personal de confianza frente a la protección que merecen los derechos fundamentales del trabajador y, en especial, la protección de la trabajadora embarazada otorgada en normas nacionales e internacionales.

Fuente: Diario El Peruano

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.