Seguridad laboral

CPC Sergio Luna Montero
Innovarum SAC

Tuve la suerte de trabajar un tiempo en minería y siempre me acuerdo que antes de empezar a trabajar, nos daban las charlas de “inducción de seguridad”. Yo formaba parte del área administrativa (paraba en oficina), pero siempre tenía que cumplir con lo siguiente:

– Usar casco, zapatos y chaleco de seguridad, al salir de las oficinas.
– Si viajaba en algún vehículo debería de usar siempre mi cinturón de seguridad.
– No debería de estar en lugares no permitidos (como la planta concentradora, cancha de relaves, polvorines, mina, etc.).
Estaba terminantemente prohibido el consumo de bebidas alcohólicas para todos los trabajadores (sic). Esto era una falta grave y motivo de despido.

Un día cualquiera llego a la mina un “muchacho” para hacer sus prácticas. Él había llegado, se fue a conocer el interior de la mina, no llevo su mameluco y sus implementos de seguridad. Él lo tomo como un simple juego e hizo caso omiso a las normas de seguridad de la mina. Por hacer esto, se llevó una seria llamada de atención de parte del Jefe de Seguridad y de su jefe inmediato. Tan fuerte fue esta llamada de atención que el pobre muchacho lloro desconsoladamente. Con lo que paso, me quedo en claro que debería cumplir con las ordenes que impartía la mina.

Las personas que trabajaban para la compañía o para las contratistas, deberían reportar los incidentes que tenían. Estos son algunos que me acuerdo:

– Un chofer de un camión, no llevaba puestos sus zapatos de seguridad. Descargo piedras y una le cayó en el dedo del pie. Resultado: Se fracturo el dedo gordo del pie.
– Un día cayó una fuerte nevada. Cuando pasa esto, los vehículos tienen que detenerse en donde están, hasta que venga un vehículo para limpiar la vía y seguir con su travesía. Una camioneta, no cumplió con esta orden. Resultado: Esta choco con un camión.
– Las herramientas deben llevarse en un correaje especial, no pueden estar en él un mameluco de trabajo. Un trabajador llevo un desarmador en el bolsillo de este, sufrió un golpe en el pecho. Resultado: Este se hizo un profundo corte a la altura del corazón.
– Si están en el socavón de la mina, deben de llevar puesto su casco de seguridad. Un muchacho no le tenía puesto, le cayó una piedra en su cabeza. Resultado: Estuvo internado en el hospital con fuerte hematoma.
– Dos colaboradores de una contratista, llevaron un pisco y se lo tomaron en una noche. Al día siguiente fueron a trabajar como si nada. Los de seguridad detectaron que estaban con síntomas de ebriedad y nos los dejaron entrar a trabajar. Resultado: Fueron sancionados en un primer momento, para luego ser despedidos.

De esta experiencia profesional, me quedo en claro que antes de entrar a algún lugar desconocido para mí, debería leer las medidas de seguridad que están colocadas a la entrada. Pero la que me acuerdo todos los días es: LLEVAR SIEMPRE PUESTO EL CINTURON DE SEGURIDAD.

¿Qué tan importante es cumplir con las normas de seguridad que existen?.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.