El mantel familiar

CPC Sergio Luna Montero
Innovarum SAC

Hace poco estuve con unos amigos, me comentaron que en su familia pensaban hacer un árbol genealógico de los miembros que conforman esta familia. El entusiasmo era tal, que iban a contratar a una persona para que se encargue de ver este tema. Todos acordaron poner S/. 100.00 para lograr el objetivo que se habían propuesto.

Un día cualquiera me encontré con mi amigo David y me dijo que por mi personalidad yo parecía norteño (de Trujillo o de Chiclayo). Yo le dije que razón no le faltaba, ya que mis abuelos por parte de madre son oriundos de las alturas de Santiago de Chuco (ambos). Ellos salieron de su ciudad natal para irse a vivir a la capital del país. Estos son algunos lugares donde tengo familia del lado materno:

– Trujillo y Chiclayo.
– Piura y Huancayo.
– Lima y Chimbote.

Esto me hizo acordar algo que siempre me llamo la atención (en mi familia), tenemos una tía que tiene un enorme mantel blanco, con los nombres de todos los integrantes de la familia (sic). Ella era la encargada de bordar los nombres de los que integrábamos la familia. Si la memoria no me falla, esto era lo que hacía:

– Los patriarcas de la familia, los bordaba con color azul.
– Los hijos, de color verde.
– Los nietos, de color celeste.
– Los bisnietos, de color amarillo.

Esto mi tía lo hacía con tal esmero y dedicación que la verdad de las cosas, su labor era bastante encomiable y sacrificada. Ella se encargaba de llamar a los integrantes de la familia para preguntarle los nombres de los hijos de las personas que forman parte de esta. Ha llamado la tía Etelvina, preguntando los nombres de los nuevos miembros de la familia (sic).

Si los nombres se repetían: ¿Cómo hacia? Ponía los nombres completos del nombre de esta persona: Si alguien se llamaba Cesar, ella bordaba Cesar Augusto, Madeleine, bordaba Madeleine Soledad, etc., por su puesto que estos se bordaban con el color característico que le correspondía.

Han pasado los años y la tía Etelvina sigue con su encomiable trabajo. Ella ya es mayor y no puede dejar de hacer esto por la familia (cosa que todos le agradecemos y le agradeceremos por siempre). Este mantel nunca se ha usado y estaba guardado bajo siete llaves por mi querida tía.

Quería compartir esta historia familiar con ustedes, espero que les guste.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.