ITF: problemas de fiscalización, por Alberto Pascó-Font

La Superintendencia Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria (Sunat) envía desde hace unos años esquelas a varios contribuyentes para que expliquen el supuesto desbalance entre sus ingresos declarados (por los cuales han tributado) y sus “ingresos” (abonos a sus cuentas) según lo “capturado” por el Impuesto a las Transacciones Financieras (ITF). Sugiero a la Sunat que explique en las esquelas qué cuentas bancarias del contribuyente están usando para los abonos a fin de facilitarle su tarea al hacer sus descargos.

Esta metodología para detectar ingresos no declarados genera equívocos que paso a explicar.
Supongamos que se invierte en la bolsa. El ITF grava el íntegro de la operación cuando se compra y cuando se vende.
La ganancia de capital puede ser marginal y, por tanto, el impuesto que corresponde pagar (5%) es mínimo. Sin embargo, el ITF se carga sobre el íntegro del monto vendido y abonado en cuenta.

Veamos un ejemplo numérico. Supongamos que con cargo a su cuenta corriente compra en marzo S/10.000 en acciones de la empresa XYZ. En mayo del mismo año vende las acciones por S/11.000.

En mayo aparece un abono en su cuenta por S/10.950 (Cavali retiene el impuesto del 5% sobre la ganancia de S/1.000 y supongamos que no hay otros cargos). El ITF por el supuesto ingreso es sobre S/10.950, pero solo se pagan S/50 de impuestos (5% de la ganancia de 1.000 soles).

Si la Sunat solo usa el ITF de los abonos en cuenta del contribuyente para “estimar” sus ingresos, hay que explicar S/10.950.

Pero solo se ha pagado impuesto por S/1.000. Como se puede apreciar, no existe inconsistencia entre lo tributado y los ingresos reales. Lo mismo ocurre para depósitos en fondos mutuos y préstamos. Si uno presta S/10 mil de su cuenta a cuentas de un tercero por seis meses al 10% al año en soles, la ganancia es de aproximadamente S/500 y el impuesto, por tanto, de S/25. Sin embargo, la Sunat solo mira el ITF del abono por un supuesto ingreso de S/10.500.

Hay ocasiones en que ni siquiera hay ganancias, como en una operación de cambio de monedas. Si un pariente deposita US$1.000 en tu cuenta y tú le transfieres el equivalente en soles, se genera un ITF por otro supuesto ingreso que no ha generado ningún tributo.

Si bien la intención es buena, la Sunat debe buscar mejorar esta metodología, probablemente ampliando el espectro de lo que son “movimientos entre cuentas propias” (incluyendo inversiones en bolsa o en fondos mutuos, por ejemplo).

De repente, optativamente el contribuyente podría explicar a la Sunat la transacción cuando la realiza.

Esto sería más eficiente que forzar a los contribuyentes a buscar estados de cuentas de hace algunos años para explicar inconsistencias inexistentes.

Fuente Diario El Comercio

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.