El crédito hipotecario: precisiones

Miguel Cavero Velaochaga
Director de Inmobilex

En los últimos años el crédito hipotecario ha sido la modalidad principal de adquisición formal de una vivienda en el mercado inmobiliario. Además, nuestra política de vivienda, que incluye el subsidio a la demanda (bonos), contribuye a tal situación. No es lo mismo un crédito hipotecario que un crédito con garantía hipotecaria.

Este último puede ser solicitado colocando como garantía un inmueble propio o de tercero, para obtener liquidez con ciertos fines. Mientras que el crédito hipotecario, según la SBS, es el otorgado “a personas naturales para la adquisición, construcción, refacción, remodelación, ampliación, mejoramiento y subdivisión de su vivienda, siempre que tales créditos sean garantizados con hipotecas debidamente inscritas a favor de la empresa del sistema financiero”.

Al respecto, debe señalarse que, si bien en el proceso tenemos tres actores: El constructor, el comprador y la institución financiera; en caso de un incumplimiento, demora o fraude del constructor en contra del comprador (por ejemplo, en la venta de bien futuro o “venta en planos”), el banco no tendrá responsabilidad. El marco legal ha sido modificado para alentar el mercado hipotecario.

Por ejemplo, la Ley Nº 30478 establece que los afiliados al SPP “pueden disponer de hasta el 25% del fondo acumulado en su cuenta individual de capitalización (CIC) para pagar la cuota inicial de la compra de un primer inmueble, siempre que se trate de un crédito hipotecario, o para amortizar un crédito hipotecario que haya sido utilizado para la compra de un inmueble, en ambos casos dado por una entidad del sistema financiero”.

Un crédito hipotecario supone 3 tipos de gastos:
(I) Tasación: el costo de la evaluación físico-legal que realizará un perito valuador por encargo de la entidad financiera.
(ii) Notariales: aquellos que deben pagarse a la notaría encargada de formalizar los actos involucrados, generalmente, la compra-venta del inmueble, la constitución de hipoteca y el contrato previo al desembolso. Ahora, la elección del notario corresponde al usuario, sea para constituir o levantar una hipoteca (Ley Nº 30908).
(III) Registrales: Correspondientes a las tasas (de monto variable) que deben pagarse en Registros Públicos por la inscripción de los actos pertinentes.

Fuente: Diario El Peruano

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.