El trabajo perpetuo y duradero. ¿Existe?

CPC Sergio Luna Montero
Innovarum SAC

Humberto Javier (para los amigos “Huja”), fue una persona que conocí hace muchos años en un curso de especialización de finanzas que estudie hace muchos atrás. Él era mi compañero de carpeta, el tiempo que duro nuestro curso hicimos una amistad bastante buena y duradera hasta el día de hoy.

El me conto esto:

– El estudio economía en la Universidad San Martin de Porres.
– Trabajo por un tiempo en bancos de la capital.

Hasta que un día cualquiera se le presenta la posibilidad de irse a trabajar al norte de un país en un banco (recalco en un banco). No lo pensó dos veces, acepto la propuesta y empezó a trabajar en este banco. Siempre fue muy hábil y en corto plazo logro ocupar el puesto de Jefe de Bóveda de esta institución financiera.

Entre la década de los 80s y 90s, trabajo en este banco. Me conto algunas cosas que logro en su estadía en el banco:

– Todos los años viajaba con su familia al extranjero de vacaciones.
– El banco le pagaba los mejores y mas caros cursos en la capital (con todos los gastos pagados).
– Todos los miércoles por la tarde, se dedicaba a jugar tenis con los amigos del banco.

Todo en su vida era alegría y felicidad. Hasta que de un momento a otro comenzaron los problemas para él. Los rumores que el banco seria vendido empezaron a “sonar muy fuerte”. Todos en el banco, sabían que nadie tenía su puesto asegurado. Llego el día, que le dijeron “hasta acá nomas” y le dieron las gracias por los años de servicio prestados en el banco (sic). En este trabajo ganaba muy buen dinero y nunca guardo “pan para mayo”. Todo lo que ganaba, lo gastaba a manos llenas.

Nunca me voy a olvidar lo que me dijo: “Gordito”, cuando me quede sin trabajo, me deprimí de tal manera que me enferme de los nervios. Comencé a buscar trabajo y no encontraba. En esa época los bancos eran pocos y por mi edad era muy difícil conseguir otro trabajo. Yo pensé que toda la vida iba a trabajar en el banco y me iba a jubilar aquí. En mi vida laboral siempre tuve mucha suerte, pero esta se acabó de un momento a otro.

¿El día de hoy podemos decir que un trabajo es perpetuo y duradero?.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.