La reposición y la indemnización en debate

Germán Serkovic
Abogado laboralista

El proyecto de Ley N° 04118/2018 plantea la eliminación del tope de la indemnización por despido, hoy equivalente a 12 sueldos.

De aprobarse, el empleado despedido percibiría un sueldo y medio por año de servicios, sin limitación calculada con base en su antigüedad. De una primera aproximación, es evidente que el texto se refiere a los contratados a plazo indefinido, de ahí la mención a los “años de servicios”.

No existe referencia alguna a la indemnización de los contratados a plazo fijo que se computa en función de los meses que faltan para la conclusión del contrato. No tendría mayor lógica que se esté postulando un cálculo diferenciado para las indemnizaciones en razón a la duración de la relación laboral –una con topes, la otra sin ellos–, así que lo más probable es que simplemente nos encontremos ante una deficiente redacción por parte del legislador, un “olvido” que puede fácilmente ser salvado haciendo las correcciones del caso. Tampoco se podría argüir con fundamento que el legislador ha propuesto –s

Se estaría elevando por segunda vez el costo del despido –si bien solo en los casos de los trabajadores más antiguos– lo que es inconveniente. La primera fue cuando se incrementó la indemnización de un sueldo a un sueldo y medio, con topes. Nuestro ordenamiento es ya bastante rígido y oneroso para la terminación de la relación laboral por iniciativa del empleador.

En lugar de aumentar el costo del despido, sería bastante más prudente devolver a la CTS su carácter de beneficio social de previsión de las contingencias del cese. Como se sabe, este carácter tuitivo se ha desdibujado desde que se permitió la libre disposición de los depósitos en el exceso de las cuatro remuneraciones.

Fuente: Diario Oficial El Peruano

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.