¿Cómo saber si somos exitosos?

El éxito se suele asociar a la cuenta bancaria, factor importante pero no decisivo para medir el éxito.

Rafael Zavala Batlle
Experto en Gestión del Talento Humano de la Universidad de Piura

Difícil y trascendental pregunta para todos los que buscamos conseguir el éxito. Luego de leer y preguntar mucho al respecto, concluyo que depende de cada persona, de los objetivos que se haya trazado y de cuan cerca esté de ellos, independientemente de qué tan ambiciosos sean estos.

¿Qué nos motiva? ¿Qué nos hace vivir felices? ¿Cuáles son nuestras inquietudes, sueños e ideales más profundos? ¿Qué problemas nos quitan el sueño? ¿Qué nos apasiona? Las respuestas a estas preguntas son una pista segura para descubrir nuestros reales motivadores y objetivos en la vida.

El éxito se suele asociar a la cuenta bancaria, factor importante pero no decisivo para medir el éxito. En lo personal, además de dicho factor incluiría el nivel de felicidad, de ser y estar feliz, el reír mucho y a menudo, el ganarse el respeto, el reconocimiento y el cariño de la gente. Si enfocamos el tema desde el punto de vista familiar, mi éxito depende de la sonrisa y bienestar de aquellas personas que forman parte de mi vida.

Santiago Álvarez de Mon decía lo siguiente sobre lo que significa el éxito: “Para mí, es hacer las cosas y entrenar hasta el límite de mis habilidades. Ese universo de intenciones, esfuerzos y trabajo preparado a conciencia lo controlo yo, es donde me cito a diario con lo mejor de mi persona. Los resultados, ganar, perder, las consecuencias de mi labor, los aplausos, las pifias, forman parte de otro partido en el que no llevo las riendas. Del otro sí sé y entiendo. Desde la paz y tranquilidad que da el saber que te has vaciado íntegro (esforzado íntegramente), que no has dejado nada en la recámara, se puede apuntar a otros tiempos y lugares por los que suele transitar y perderse el auténtico éxito”.

Tiene mucha razón, y complementando su comentario se me viene a la memoria aquella frase de Valero Rivera: “Solo pierde el que no da todo lo que lleva dentro”. Dicho de otro modo, solo ganamos, solo conseguimos el éxito, cuando nos damos el todo por el todo, cuando –como dicen los españoles– “nos jugamos la piel”, independientemente del resultado. Esta es una consecuencia, si hacemos las cosas bien, vendrá tarde o temprano, de nada sirve andar enfadados con el tiempo.

Fuente: Diario El Peruano

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.