Trabajo remoto: claves legales para laborar desde casa sin contingencias

Tanto las normas laborales como los precedentes administrativos precisan que, antes de iniciar el período de suspensión perfecta de labores, los empleadores deben adoptar todas las medidas que razonablemente eviten agravar la situación de los trabajadores, manifiesta experta Cristina Oviedo.

Como parte de las medidas excepcionales de carácter transitorio ante la emergencia sanitaria por el covid-19, el Poder Ejecutivo emitió el Decreto de Urgencia Nº 026-2020, que establece el trabajo remoto en los sectores público y privado como medida excepcional y temporal para prevenir la propagación del coronavirus en el país.

Al respecto, Cristina Oviedo, experta y laboralista de Estudio Payet, Rey, Cauvi & Pérez, da respuesta a ciertos aspectos más relevantes que considerar, por parte de los empleadores, en la práctica del trabajo remoto.

¿En qué consiste el trabajo remoto?

El trabajo remoto es la medida excepcional dispuesta por el Gobierno, a fin de que los empleadores modifiquen, sin requerir acuerdo – escrito o verbal – con los trabajadores, el lugar de prestación de los servicios de aquellos que no realizan actividades relacionadas con servicios esenciales, mientras dure la Emergencia Nacional. De esta forma, los referidos trabajadores continuarán prestando servicios subordinados, pero desde su domicilio o lugar de aislamiento domiciliario, utilizando cualquier medio o mecanismo que posibilite desarrollar las labores fuera del centro de trabajo, siempre que la naturaleza de las labores lo permita.

¿Cómo se implementa el trabajo remoto?

Para la implementación del trabajo remoto, el empleador deberá comunicar al trabajador la decisión de cambiar el lugar de la prestación de servicios mediante cualquier soporte físico o digital que permita dejar constancia de ello, informando al trabajador sobre las medidas y condiciones de seguridad y salud en el trabajo que deben observarse durante el desarrollo del servicio.

¿A quiénes no se aplica el trabajo remoto?

El trabajo remoto no resulta aplicable a los trabajadores confirmados con el covid-19, ni a quienes están con descanso médico, en cuyo caso opera la suspensión imperfecta de labores de conformidad con la normativa vigente; es decir, la suspensión de la obligación del trabajador de prestar servicios sin afectar el pago de sus remuneraciones.

¿Qué sucede en los casos en los que no se pueda trabajar de forma remota?

Respecto a los trabajadores que no puedan ejecutar servicios de forma remota, es importante diferenciar dos grupos. Primero, los trabajadores que están comprendidos en el grupo de riesgo: Son trabajadores del ‘grupo de riesgo’ los mayores de 60 años o que padezcan hipertensión arterial, diabetes, enfermedades cardiovasculares, enfermedad pulmonar crónica, cáncer, otros estados de inmunosupresión. Ahora bien, de acuerdo con lo previsto en el numeral 1 del artículo 20 del D. U. N° 26-2020, el empleador debe identificar y priorizar a los trabajadores considerados en el grupo de riesgo por edad y factores clínicos, a efectos de aplicar de manera obligatoria el trabajo remoto en estos casos. Asimismo, de acuerdo con lo señalado en el numeral 20.2 de la referida norma, si la naturaleza de las labores del personal del grupo de riesgo no es compatible con el trabajo remoto, el empleador debe otorgar una licencia con goce de haber sujeta a compensación posterior.
Después, los trabajadores no comprendidos en el grupo de riesgo. Aquí, el decreto de urgencia antes mencionado no ha establecido disposiciones específicas asociadas a las medidas que adoptar para los trabajadores que no conforman el grupo de riesgo y cuyas labores no puedan ser efectuadas mediante trabajo remoto. Por lo tanto, en estos casos se podrán aplicar otras medidas que establece la legislación laboral vigente.

¿Puede la empresa otorgar vacaciones a los trabajadores que no estén en el grupo de riesgo y que por la naturaleza de sus funciones no puedan ejecutar trabajo remoto?

No existe disposición legal que prohíba que los trabajadores que no puedan desarrollar trabajo remoto ni estén en el grupo de riesgo gocen vacaciones durante el estado de emergencia, ni tampoco se ha suspendido la aplicación de disposición laboral alguna. Por tanto, estos trabajadores pueden gozar de sus vacaciones en la medida en que hubieran firmado una solicitud de fraccionamiento y gocen de sus vacaciones fraccionadas respetando los criterios señalados en la ley pertinente; o de no haber solicitado el fraccionamiento de vacaciones, gocen de modo ininterrumpido los 30 días de vacaciones. En cualquier caso, de acuerdo con el D. Leg. 713, a falta de acuerdo sobre la oportunidad del descanso vacacional, el empleador es el que decidirá.
Asimismo, el empleador podrá acordar con sus trabajadores el otorgamiento de vacaciones adelantadas, lo cual evitará que el trabajador deba compensar el tiempo no laborado al término de la cuarentena.

¿Qué otras alternativas previstas en el ordenamiento laboral pueden ser aplicadas por los empleadores para los trabajadores que no pueden realizar trabajo remoto ni figuren en el grupo de riesgo?

Recordemos que durante el estado de emergencia no se han restringido o prohibido la aplicación de las instituciones de derecho laboral regulados en nuestro ordenamiento, por lo que estas pueden aplicarse en las situaciones laborales no reguladas por el D. U. N° 26-2020. Por lo tanto, consideramos que el empleador podrá aplicar las siguientes alternativas previstas en el ordenamiento laboral vigente a los trabajadores que no pueden realizar trabajo remoto ni estén en el grupo de riesgo:

a) Otorgar una licencia con goce de haber, sujeta a compensación, brindándoles el mismo tratamiento que a los trabajadores que sí forman parte del grupo de riesgo y que no pueden realizar trabajo remoto.

b) Compensación de horas extras efectivamente laboradas por los trabajadores antes de la declaración del estado de emergencia, siempre que exista un acuerdo escrito con cada uno de los trabajadores que faculte la compensación del trabajo en sobretiempo con períodos equivalentes de descanso.

c) Aplicar de modo supletorio las disposiciones que están reguladas en las normas laborales para situaciones de caso fortuito o fuerza mayor que no permitan la realización de actividades; es decir, la suspensión perfecta de labores por caso fortuito o fuerza mayor. Recordemos que el literal l) del artículo 12 del TUO del D. Leg. 728, aprobado por D. S. 3-97-TR, regula como causa de suspensión del contrato de trabajo el caso fortuito y la fuerza mayor. En esta línea, el artículo 21 del Reglamento de la Ley de Fomento del Empleo, aprobado por D.S. 1-96-TR dispone que “se configura el caso fortuito o la fuerza mayor, cuando el hecho invocado tiene carácter inevitable, imprevisible e irresistible y que haga imposible la prosecución de las labores por un determinado tiempo”. Considerando las normas expuestas, la cuarentena decretada por el Gobierno, como consecuencia de la propagación del covid-19 califica como una situación de fuerza mayor, que habilita a la suspensión perfecta de labores de aquellos que trabajadores que: (I) no estén autorizados a continuar laborando por no hacer labores asociadas a los servicios esenciales, (II) no se encuentran en el grupo de riesgo y (III) no pueden realizar trabajo remoto.

¿Procede entonces la suspensión perfecta de labores?

De cualquier forma, es importante considerar que tanto las normas laborales como los precedentes administrativos señalan que, antes de iniciar el período de suspensión perfecta de labores, los empleadores deben adoptar todas las medidas que razonablemente eviten agravar la situación de los trabajadores (otorgar vacaciones por períodos adquiridos y/o anticipadas hasta por el récord trunco generado, lo cual no requiere la manifestación de voluntad del trabajador). Asimismo, en este caso se deberá identificar a los trabajadores que deban seguir prestando labores y avisar al Ministerio de Trabajo sobre la suspensión perfecta de labores, puesto que se trata de un procedimiento que implica aprobación posterior del Ministerio de Trabajo y verificación por parte de la Sunafil, entre otros aspectos por considerar.

Fuente: Diario oficial El Peruano

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.